7 trucos para sobrevivir a las comidas de empresa

sobrevivir a las comidas de empresa

7 trucos para sobrevivir a las comidas de empresa

7 trucos para sobrevivir a las comidas de empresa

Según la opinión de los expertos, las comidas de empresa forman parte de nuestro trabajo, por lo que debemos seguir algunos consejos si no queremos llevarnos un susto en el temido y resacoso día después de la comida de empresa.

Desde cubiplaya, queremos aportar cariñosamente algunos consejos que te ayuden a salir airoso de este tipo de eventos.

1. No bebas demasiado

Bajo ningún concepto debes emborracharte en la cena de Navidad. ¿Pero si lo hace todo el mundo? Sí, pero unos más que otros, y todas las grandes meteduras de pata las cometen aquellos que se han pasado con la bebida. Intenta no beber en exceso.

Y si lo haces, exige que te sirvan alcohol de calidad, con un cubito de calidad, como el hielo que fabrica cubiplaya.

2. No bailes de forma “inapropiada”

Cualquier movimiento que imite una conducta sexual es peligroso si tus colegas están presentes. Si dudas, mejor siéntate, no tendrás que arrepentirte. Puede que creas que eres Fred Astaire, pero a lo mejor crees que lo haces bien, y puede que no seas tan bueno como crees.

3. No vayas a la cena en coche

Aunque puedas pensar que no vas a beber nada, mejor que no cojas el coche. Es muy fácil acabar tomando el suficiente alcohol como para dar positivo en un control de alcoholemia. Si encima te has ofrecido a llevar a algunos compañeros a su casa el marrón puede ser todavía mayor.

4. No ligues con tus compañeros

Los líos entre colegas son la comidilla de toda cena de empresa que se precie. No en vano, los romances entre compañeros son tremendamente habituales según las encuestas. El problema de los romances surgidos en la cena de empresa es que suelen estar inducidos por el alcohol, sin tener en cuenta las jerarquías (es muy peligroso que te líes con un subordinado) y en un contexto que nada tiene que ver con el de la oficina. Y esto puede generar numerosos problemas.

5. No presiones a nadie

Hay muchas razones por las que una persona está obligada a denegar una invitación a la cena de empresa, y no debemos presionarla para que venga. Quizás tenga que cuidar a su familia, quizás tenga problemas en casa o quizás es alcoholico y no quiere acudir a este tipo de eventos. Sea como fuere, presionar a la gente para venir a la fiesta (o para quedarse más tiempo) es una mala idea.

6. Evita ciertas conversaciones

Como es lógico entre compañeros de trabajo lo más normal es que habléis del trabajo, pero evita en todo lo posible entrar en terreno farragoso, esto es, todo lo que tenga que ver con críticas a jefes o compañeros. En la fiesta está todo el mundo y es muy fácil que en unos minutos el responsable de departamento que te cae fatal se entere que le has puesto a parir. Evita además cualquier conversación comprometida sobre política, religión, y fútbol, ya que estos son los tres temas que más separan a las personas.

7. No cantes

Al igual que en lo que respecta al baile, evita cantar. Puede que pienses que lo hace muy bien, incluso te vengas arriba con ese tema que crees que te sale a la percepción, pero NO, se trata del alcohol, y puede que des una imagen que tus compañeros recreen de ti durante todo el año.

En definitiva, todo aquello que nos desinhiba es mejor dejarlo para otro contexto. Recuerda que tus jefes y tus compañeros están viendo lo que haces.

En definitiva, pásalo bien y disfruta, pero ten cuidado con lo que haces, o te terminarás arrepintiendo el resto del año.

Desde cubiplaya les deseamos que disfruten del mejor hielo en sus comidas de empresa.

Sobre el Autor

Entradas Relacionadas